‘Luchadoras’ de Paola Calvo y Patrick Jasim: entre la lucha libre y la violencia de Ciudad Juárez

Fuera del cuadrilátero existen historias de mujeres como Baby Star, Lady Candy y Mini Sirenita, personajes que se dedican a la lucha libre y radican en una de las ciudades más violentas de todo el país.

Luchadoras es un documental que sigue la vida de tres mujeres  y los desafíos que enfrentan al querer sobresalir en un deporte donde carece la participación femenina. Esta historia nos adentra en su día a día como madres, luchadoras y mujeres.

Luchadoras de Paola Calvo y Patrick Jasim forma parte de la selección oficial del Festival Internacional de Cine de Los Cabos.

Platicamos con la directora de este documental, quien nos habló acerca de su acercamiento con la ciudad fronteriza, la lucha libre y su papel en la industria del cine.

 

¿Cómo encontraste el tema de Luchadoras y qué te atrajo para hacer con él un documental?

La violencia en Ciudad Juárez es un tema que se conoce en todo el mundo, que a Patrick Jasim y a mí nos llama mucha la atención, porque nos parece terrorífico todo lo que los medios informan de la ciudad. La imagen que se tiene de Juárez es que siempre ha sido un sitio negativo, por eso nos interesaba saber cómo vive la gente y sobre todo cómo viven las mujeres, los niños y los padres de esas mujeres. 

Patrick tiene una amiga que está allá y a través de ella conseguimos entender mucho de lo qué es la ciudad. Ella nos explicó la historia de lo que pasaba allá y a través de ella llegamos a la lucha libre, así conocimos a nuestras protagonistas. 

 

 

La violencia hacia las mujeres es una situación que se vive en todo México y el mundo, ¿por qué situal la historia específicamente en Ciudad Juárez? 

Ciudad Juárez era conocido, sobre todo en los años noventa y a principios de los 2000, como el sitio donde más mataban a las mujeres, se hablaba incluso de las muertas de Juárez. A mí me parecía triste que un sitio sea conocido por esa violencia contra las mujeres. Como mujer, aunque Ciudad Juárez está en México, siempre he sentido que es injusto lo que sucede ahí. Para mí eso fue motivación suficiente para decir: “queremos hacer una película”, y el hecho de hacer un documental es que en cuanto conocimos a nuestras protagonistas pensamos que no hacía falta hacer una ficción o inventarse cosas; las historias y emociones están ahí, los personajes ya existen.


 

Cada una de las luchadoras; Baby Star, Lady Candy y Mini Sirenita enfrentan sus propios desafíos, sin embargo están conectadas por un mismo propósito, que es sobresalir en un deporte. ¿Cómo fue la participación de cada una de ellas en el documental?

Tienen personalidades muy diferentes. Unas son muy abiertas y un poco alocadas, otras son más precisas, más concisas. Esas personalidades afectaron mucho a la hora de desarrollar la película. Al final conseguimos una confianza muy íntima y fuerte, eso ayudó a que pudiéramos hacer esta película. Cada protagonista tiene una historia muy diferente, realmente cada personaje en Ciudad Juárez tiene una historia super fuerte. 

No hicimos un casting de cuáles fueron las historias que mejor funcionan, sino que pensamos en quiénes son las personas con las que mejor nos identificamos, quiénes son las mujeres con las que más tiempo queremos pasar y así fue el proceso. Decidimos trabajar con tres mujeres maravillosas y ellas son las protagonistas de la película porque son como son, sin más.

 

 

¿Cómo fue la experiencia de filmar en el contexto de la violencia en Ciudad Juárez?

Lo más difícil de la violencia que se genera en un sitio como Ciudad Juárez es el miedo. El miedo se utiliza como una herramienta de control, y claro que pasan cosas escabrosas y horribles, pero ya no es sólo que pasen, sino que te da miedo que pueda pasar algo más. Con ese miedo estás aislado; no tienes personas en las que confíar. Al principio nos pasó muchas veces, teníamos miedo en ciertas situaciones, el miedo es algo normal y no tener miedo es inhumano en un sitio así.

Después de conseguir la confianza con las protagonistas, entendimos que si formamos parte de una comunidad, entonces el miedo se hace más débil. No se siente si formamos parte de una comunidad, como las familias con las que trabajamos, la lucha libre o los grupos feministas. Hay un montón de grupos a los que uno puede pertenecer, que te ayudan a lidiar con esa sensación de miedo. Además, nos dimos cuenta que Ciudad Juárez no sólo es el miedo y lo terrorífico, hay personas que están luchando por modificar la ciudad y conseguir un cambio social, eso ocurre todos los días en la ciudad. Esto es algo que la prensa no conoce o no le da importancia. 

Ciudad Juárez es un sitio muy interesante, donde lo que las Luchadoras cuentan dentro y fuera del ring es importante para definir Juarez; Juarez no sólo es la violencia, es un montón de personas que luchan por un cambio. 


 

 

¿Cómo fue la experiencia de hacer una película colaborativa con Patrick Jasim?

Patrick y yo estudiamos juntos en la escuela de cine de Berlín y somos directores de fotografía, nos interesa desarrollar imágenes que sean visualmente potentes. Los trabajos que habíamos hecho emocionalmente no nos llenaban, yo empecé a hacer documentales hace diez años y ha sido algo que a mí siempre me ha llenado y gustado mucho. 

Este es mi segundo trabajo como directora, entiendo que en el mundo del documental van muy estrechos la dirección y la fotografía. En un documental no puedes decir corte y dar indicaciones, entonces hay muchas decisiones que se toman detrás de la cámara. 

Patrick y yo hemos conseguido hacer una simbiosis de confiar en la visión que cada uno tiene detrás de la cámara. Además, tenemos un diálogo después de grabar las imágenes, para pensar en grande qué es lo que queremos contar y cuáles son los planos que lo cuentan. Entendemos el cine al mismo nivel y conectamos con las personas como en Luchadoras, donde hubo una conexión muy íntima con las protagonistas. 

Ya estamos preparando el siguiente trabajo juntos.

 

‘Luchadoras’, Dir. Pao Calvo y Patrick Jasim


 La premisa de la película es de tres mujeres que intentan abrirse paso en un deporte dominado por hombres; el cine es una industria que también ha estado dominada por hombres. Como mujer directora, ¿de qué manera te has abierto paso en esta industria? 

Mi forma de ver la industria del cine ha cambiado mucho después de hacer Luchadoras. Yo nací en un seno familiar donde tengo dos hermanos; un gemelo pequeño, mi papá y mi mamá. En mi casa me enseñaron que todos somos iguales, crecí en este contexto privilegiado y me sentía super fuerte. Al empezar a hacer Luchadoras e investigar lo que ocurre en Ciudad Juárez, empecé a analizar la estructura global.

Yo he conseguido hacerme mi paso y mi hueco como cineasta, y no sentí que me costará porque siempre he sido luchadora, pero es cierto que es muy duro. 

A veces pienso: “¿dónde están las mujeres en la industria del cine”. Por ejemplo, en mi escuela éramos mitad mujeres y mitad hombres, de esas mujeres pocas están ahora en la industria del cine. Entonces me pregunto qué ocurre con esas mujeres, por qué ya no están. 

Dentro del cine vivimos en estructuras muy duras y es difícil que una mujer acabe haciendo cine, porque se necesita una estructura familiar que te apoye. 

Es duro pero aquí estamos luchando, todas estamos luchando y tenemos que estar unidas para hacer que la industria del cine se modifique. 


 

Luchadoras forma parte de la selección oficial en competencia del Festival Internacional de Cine de los Cabos, ¿qué representa para ti mostrar este documental que introduce una nueva narrativa en cuanto a la violencia machista?

Son muchas emociones; primero, que la gente se identifique con las historias de estas mujeres es el premio más grande. Que Lady Candy, Baby Star y Mini Sirenita puedan conectar con personas que no conocen y que están a miles de kilómetros es muy bonito; además, en un festival como Los Cabos, que tiene una gran visualización en el continente americano. 

Es muy halagador y me hace sentir muy bien. Ojalá esta película sirva para que nos relacionemos y hablemos más sobre estas estructuras de las que estoy hablando; cómo nos percibimos cada una de nosotras y cómo nos perciben los demás. Esta es la base del problema de los feminicidios de Juárez, es la punta del iceberg del machismo y la misoginia y tiene que acabar.


 *Entrevista de Mar García

Luchadoras (Alemania, México, 2021) Dirección: Paola Calvo y Patrick Jasim. Compañías productoras: TUMULT Film, Sutor Kolonko, No Ficción. Productores: Phillip Kaminiak. Guion: Patrick Jasim, Paola Calvo, Philip Kaminiak. Fotografía: Patrick Jasim. Edición: Gines Olivares. Sonido: Jan Passeman. Música: Lonski & Classen. Reparto: Lady Candy, Mini Sirenita, Baby Star, Little Star.