'The Cartel Project' de Jules Giraudat: y el periodismo que no se silencia

El 28 de abril de 2012, la periodista del semanario Proceso, Regina Martínez, fue asesinada en su propio hogar. Sus investigaciones alrededor del crimen organizado en el estado de Veracruz ya había causado molestias a los carteles criminales y el gobierno en turno. Con su homicidio parecía quedar silenciado su ejercicio periodístico, que en ese momento se dirigía hacia la denuncia de las fosas clandestinas que poblaban al estado.

 

El trabajo periodístico que costó la vida de Regina no quedó en el olvido. La asociación internacional Forbidden Stories, una red de periodistas internacional creada en 2017, que comprende a medios tan importantes como The Washington Post, Le Mond, El País, Proceso, The Guardian y otros, concentra los esfuerzos de periodistas de todo el mundo para recuperar el trabajo inconcluso de periodistas asesinados, Ellos siguieron las pistas de Regina, sus pesquisas y su homicidio.

 

The Cartel Project, poderoso documental en clave de thriller de Jules GIraudat, hace la crónica de esta cooperación periodística para continuar con el trabajo de Martínez. Y para denunciar vínculos criminales que tienen su origen en México, pero que engloba relaciones comerciales con Estados Unidos y países de Europa y Asia.


 

Este documental es parte de los proyectos de Forbidden Stories, un ejercicio que recupera el trabajo inconcluso de periodistas que han sido asesinados, ¿en qué momento deciden que estas investigaciones se deben llevar al documental?

Creamos Forbidden Stories en 2017. Laurent Richard tuvo la idea, es un director de documental y yo también, entonces nos parecía una buena manera de acercarnos a gente que no necesariamente lee el periódico, de llegar a un público más amplio. Creo que mostrar la manera como trabajamos los periodistas es muy importante, en un período de de fake news es un trabajo de pedagogía, y también es una buena manera de mostrar que hay historias humanas detrás de la investigación, que podemos dar voz a estas personas, ahí hay una parte un poco más de cine, que a veces es más difícil de representar la emoción en un artículo, mostrar este tipo de sentimientos.

 

Partes del asesinato de la periodista Regina Martínez y de ahí despliegas un abanico de periodistas, de distintas partes del mundo, con distintos escenarios y temas de investigación. ¿Cómo vas creando esta estructura?

Forbidden Stories estaba pensado para periódicos, es más fácil cuando publicamos un día después de otro; el documental es una cuestión de seguir las investigaciones de los periodistas, hablar tanto del tráfico de armas como del fentanilo y Regina Martínez es el hilo conductor del proyecto, por eso empezamos y terminamos con ella.

 

¿Cómo coordinas a tantos periodistas? ¿Cómo los convences para participar en The cartel project?

Hay varias razones, la primera es que hay una gran conciencia entre nosotros:: al ser parte de Forbidden Stories saben que voy a producir un documental, que voy a respetar su trabajo y sus fuentes y que lo que voy a explicar en el documental es la verdad. Es el factor más importante de este tipo de periodistas de investigación, estar en confianza, en particular durante este tipo de investigaciones que pueden ser riesgosas, no tanto para ellos como para las personas con quienes van a hablar, entonces creo que esa es la razón principal. 

La segunda es que entienden que es importante explicar su trabajo, y después hay a quienes les gusta hablar en la televisión, se puede sentir, como Dana Priest de The Washington Post, sabe cómo explicar y le gusta hacerlo de una manera que para ella también es tener una reflexión de su trabajo.

 

Tienes escenas de riesgo, como mostrar el laboratorio de fentanilo o los señores que reparan armas. ¿Qué riesgos implica para la producción del documental incorporar estos momentos?

El riesgo es para los periodistas de México y sus fuentes, son las personas que pueden ser matadas. Sí hay un riesgo, pero no podemos comparar con las personas que viven en estas áreas. Las secuencias más riesgosas del documental son con los carteles, pero el cártel de Sinaloa aceptó que los filmáramos, tienen un interés, quieren mostrar, explicar que tienen el poder. Nosotros como periodistas debemos hacerles preguntas importantes. 

Creo que es más riesgoso cuando vamos a Veracruz porque hay diferentes cárteles y la situación se mueve más, no tanto para nosotros, sino para las personas que entrevistamos. En Veracruz fue difícil encontrar a las personas, hay una situación más compleja que cuando vamos a Sinaloa, el único riesgo sería si hay un enfrentamiento entre la policía y los cárteles, pero los miembros del cártel quieren mostrar lo que hacen.

Hay algo importante, no solo a nivel informativo, sino también a nivel simbólico, en el objetivo de Forbidden Stories de recuperar el trabajo de los periodistas asesinados, recuperar su voz y mantenerlos en la opinión pública, como en este caso con Regina Martínez.

Cuando se mata a un periodista la idea es silenciar su trabajo, y cuando hay impunidad, y en el caso en México en el 90% de los casos hay impunidad, los periodistas van a pensar dos veces antes de hacer una investigación.

Eso ocurrió con Regina Martínez, que era parte de un periódico muy influyente en México. Me parece importante continuar el trabajo para decir: mataron a esta periodista pero vamos a seguir y vamos a exhibir a estos gobiernos y esta corrupción. 

Creo que es un mensaje fuerte para las personas que tratan de silenciar a los periodistas. También hay regiones, no solamente en México: en India, Europa, regiones donde las personas no tienen información y al final no pueden votar con conciencia abierta; también es un problema democrático importante, me parece.

Archivo Forbbiden Stories

 ¿Cómo ha sido la respuesta de los públicos a The Cartel Project?

Fui a Alemania, estuve dos días antes en Varsovia para presentar el documental, las personas quedan ofendidas de tanta impunidad, de la manera como contestan los gobernadores. Hay un cinismo muy grande, y una situación terrible para las poblaciones en en estas regiones, entonces primero las personas están ofendidas porque no saben necesariamente qué es la narcopolítica en México. 

Por eso pienso que es importante mostrarlo, porque nos concierne a todos. Al final la droga se consume en Estados Unidos, en Europa; las armas vienen de Europa, los ingredientes del fentanilo vienen de Asia, es un problema global.

 

Ahí es donde se recupera el ejercicio pedagógico del documental, ¿no? En vez de cincuenta notas y no saber cómo darles jerarquía, propones un relato fluido, que permite digerir un montón de información . 

En un documental es más fácil identificarse con las personas, tener emoción, empatía, es muy importante cuando un periodista quiere transmitir mensajes y quizás la mejor manera es también transmitir emociones. 

Se pueden hacer artículos, pero a veces el el documental, la imagen, es más fácil, más fuerte, no sé.


 

The Cartel Project (México - Fancia, 2021). Dirección: Jules Giraudat. Producción: Laurent Richard. Productora: Forbidden Stories. Fotografía: Raoul Seigneur, Jules Giraudat. Mathias Denizo. Christophe Astruc, Rammohan Pateriya, Arthur Bouvart. Edición: Mathieu Goasguen. Diseño sonoro: Julien Valli. Reparto: Dana Priest, Jorge Carrasco, Francois Rutchi, Amrai Coen.