‘El suplente’, de Diego Lerman: la docencia latinoamericana

Hay una presencia entrañable para la cinematografía del mundo, la del maestro, que desde su vocación y sus herramientas pedagógicas, no sólo imparte el conocimiento a sus alumnos; también crea un comentario de la sociedad y el tiempo en el que viven.

 

Una de las más recientes entregas sobre este arquetipo lo da Diego Lerman en su más reciente película, El Suplente.

En El suplente conocemos a Lucio, escritor incipiente que debe encargarse de las clases de literatura de su padre enfermo, que da en la zona conurbada de Buenos Aires. Al incio, Lucio debe lidiar con la apatía que hay en el salón de clases, pero la infiltración del narcotráfico en la escuela lo obliga a extender su magisterio más allá del aula: ser maestro tambiíen pide reconocer los conflictos y los temores de sus alumnos. La misión de Lucio, dentro y fuera de la escuela, también lo confronta. Una pregunta flota a lo largo del argumento de El suplente: ¿para qué sirve la literatura?

 

El suplente es una coproducción entre Argentina, España, Italia, Francia y México. Se presenta en la competencia del Festival Internacional de Cine de Los Cabos. Su director Diego Lerman nos platica sobre este ejercicio de la docencia, abismado a su sociedad y su tiempo. 

 

Entiendo que la historia inicial de El suplente la hiciste junto con Juan Vera, ¿Cómo empezaron a imaginar esta historia?

Juan Vera tenía una investigación sobre docentes en el conurbano bonaerense, y una propuesta de trabajar juntos la historia. Al final la terminé escribiendo yo a partir de las investigación de Juan. Ampliamos su investigación original, fuimos a varias escuelas y delineamos una trama. A mí me interesaba hacer una película que mezclara el aula con la vida privada del docente, poner a este personaje en una situación de venir de una universidad muy prestigiosa a un secundario bonaerense como un extranjero total. 

Me atraían tres cosas: primero, un personaje que se siente sobrecalificado e ingresa a un universo en el que sus herramientas no le funcionan, y tiene que aprender a conectar con un grupo de adolescentes que no parecen cautivados por su materia. Después, qué pasaba con su vida privada, cómo se posicionaba con su hija frente al ingreso que ella haría en un cierto tipo de escuela, esa tensión también bordeaba el tema educativo. Y una tercera arista tenía que ver con su lugar como hijo, ir a esa escuela en ese barrio remitía a su padre, al lugar que ocupaba el Chileno, el personaje de Alfredo Castro. Todo esto le termina cambiando y reconfigurando su vida.

 

El suplente, Dir. Diego Lerman

 

Existe el tópico de las películas de maestros, el maestro que entra a un curso conflictivo y tiene que crear herramientas para manejarlo. En El suplente es el tópico a la latinoamericana: Lucio tiene que fungir con tareas casi de trabajador social, hace labores que van más allá del magisterio.

Me seducía mucho hacer una película que muestre aquello que no se menciona de la tarea docente en países como Argentina, lo que va más allá de la transmisión de conocimiento, y que tiene que ver con la contención social, una actividad enorme y decisiva, que a muchos alumnos les cambia la vida. Para muchos esuna figura muy importante. Yo puntualice mucho en esta nueva fase, en todas aquellas tareas docentes que excedían a la enseñanza, como hacer colectas para tener algo de comida en el caso de alumnos que llegaban con hambre, embarazos adolescentes, un montón de anécdotas de esconder alumnos para preservar su vida. 

Hay algo en la institución escolar que trasciende a la escuela misma, que muestra la realidad de la región y cómo se va colando en estas sociedades vulnerables el avance del narcotráfico, como una especie de Estado paralelo. Por ejemplo, algo que me sorprendió en estos barrios, es que el narco argentino son micro organizaciones, y que la escuela era un lugar que se preservaba de la gendarmería y el narco, había una especie de pacto tácito. A partir de detectar pensé, ¿qué pasa cuando se rompe ese acuerdo? A partir de ahí surgieron algunas aristas de la trama: qué pasa cuando se rompe el acuerdo por una disputa política, donde hay un narco que se está candidateando. A partir de esa pintura intenté mostrar algo más profundo de la sociedad.

 

 

 

Me parecieron interesante las locaciones, del cine argentino por lo común nos llegan imágenes de barrios afrancesados de la ciudad de Buenos Aires; en El suplente muestras una zona suburbana poco vistas. 

La Isla Maciel, en Dock Sud, es una zona singular de Buenos Aires, está a 20 minutos del Obelisco, cruzando el puente del riachuelo, un río muy contaminado históricamente, muchas fábricas tiran ahí sus desechos. 

Es el límite entre la ciudad y el municipio de Avellaneda. Durante mucho tiempo era difícil que entrara alguien ajeno, porque era peligrosa. Es una zona portuaria, con mucha tradición. Ahí conviven cinco hinchadas de cinco equipos de fútbol en muy pocas cuadras y hay mucha rivalidad. 

Cuando escribíamos el guión yo quería delinear el límite que traspasa el personaje, que viene de la clase media ilustrada, cruza un puente y va hacia un territorio de clase baja, con violencia y carencias. Quería algo visual, potente, y encontré esta zona junto con el director de arte y los scouting. Ahí lo difícil era que nos dejaran filmar pero fuimos entrando de a poquito, al final el barrio terminó integrado a la película.

De hecho se va a proyectar la película en la plaza del lugar. Fueron muy participativos, pero fue un trabajo de a poquito.

 

El suplente, Dir. Diego Lerman

 

Sé que es una coproducción en la que se involucraron varios países; la historia es de Argentina, pero también participaron España, Italia, Francia y México. Sobre la parte mexicana, en los créditos encuentro la participación de Pimienta Films, o en sonido a Lena Esquenazi, cubana que ya casi es mexicana de tantos años de vivir acá. No sé si me puedes platicar más de esta participación mexicana. 

Fue decisiva la parte de México. Pimienta Films estuvo muy presente, sobre todo Nicolás Celis. Lena vivió un tiempo en Argentina, ya había trabajado antes con ella. Estuve en Churubusco con ella, ahí hicimos el color y el conformado. También vino una actriz mexicana que tiene un rol pequeño, Solana Azulay, la pareja del personaje de Bárbara Lennie. También participó el foquista Álvaro Fuentes y fue decisivo porque la cámara era complicada, la verdad se integró fabulosamente. 

En este tipo de películas de coproducción se vuelve muy importante el aporte de cada país, ý es como vengo haciendo películas en general. También muchas veces se da a la inversa, nosotros participamos con Colombia, Brasil, es un esquema donde a partir de participaciones de diferentes países se logra tener un presupuesto acorde a lo que se necesita, con total libertad artística. 

Con las coproducciones se arman redes y familias. Por ejemplo, el músico José Villalobos, trabaje con él en La mirada invisible, es un músico andaluz que sigue participando conmigo, o el director de fotografía Wojciech Staron, lo conocí en una coproducción con Polonia y ahora es la tercera película que hacemos juntos. Muchas veces se vuelve más importante la persona con la que trabajas, más allá de de la nacionalidad. 

 

 

El suplente (Argentina, España, Tialia, México, Francia, 2022). Dirección: Diego Lerman. Casa productora: Campo Cine (ARG) en coproducción con: Vivo film (ITA), Pimienta (MEX), Arcadia Motion Pictures (ESP). Productoras Asociadas: Bellota Films (FRA), Patagonik (ARG), Bord Cadre Films (SUI), Sovereign Films (UK). Productores: Nicolás Avruj, Diego Lerman. Coproductores: Marta Donzelli, Gregorio Paonessa, Nicolás Celis, Jonás Cuarón, Sandra Tapia, Ibon Cormenzana, Ignasi Estapé, Dan Wechsler, Andreas Roald , Jamal Zeinal-Zade, Dominique Barneaud, Hind Saïh. Guion: Diego Lerman, Maria Meira, Luciana de Mello. Historia: Diego Lerman, Juan Vera. Dirección de fotografía: Wojciech Staron. Música: José Villalobos. Montaje: Alejandro Brodersohn. Sonido: Lena Esquenazi, Leandro de Loredo. Dirección de Arte: Marcelo Chaves. Elenco: Juan Minujín, Alfredo Castro, Barbara Lennie, Lucas Arrua, Rita Cortese, María Merlino, Renata Lerman.